Cómo limpiar el intestino con un buen laxante natural

Siempre escuchaba a los mayores en mis tiempos de niño, que había que limpiarse los intestinos para tener buena salud. Desde luego que siempre se buscaba la mejor forma, de cómo limpiar el intestino con un buen laxante natural y que no cause irritación, que por lo general suele pasar.

La verdad que para mí era lo peor ya que en esos tiempos usaban lo más común que recomendaba un médico, que al ser aplicado uno quedaba hecho pedazos por la diarrea que causaba y que según el experto, era necesario y muy natural que sucediera. Apuesto que ese médico nunca lo hizo.

En lo personal cuando llegaba ese momento corría para no hacerlo, porque sabía los estragos que ocasionaba y que en mala hora, nunca podía eludir esos terribles momentos. Para continuar pienso que es necesario el saber lo que es un laxante y para eso consultamos.

Limpiar los intestinos

Cómo limpiar el intestino con un buen laxante natural

Laxante: es una preparación usada para provocar la defecación o la eliminación de heces. Se utilizan para tratar el estreñimiento. Algunos laxantes estimulantes, lubricantes y salinos, son usados para evacuar el colon para exámenes rectales e intestinales que a veces son aplicados por enemas. (Esto según wikipedia).

El problema que se originaba por el cual salía corriendo era porque el abuso de los laxantes, puede originar graves problemas en el caso de una dosis muy elevada, porque puede ocasionar parálisis intestinal, síndrome irritable de intestinos, pancreatitis, hemorroides.

Esto sin dejar de lado que uno como niño quedaba todo tembleque y con la incertidumbre, de en qué momento se podía abrir el desfogadero y causar una sorpresa de espanto, heces regadas por ahí. La verdad que fue una época en la que ningún niño quisiera pasar. En la actualidad y con la facilidad de laxantes naturales hasta los adultos lo hacen, limpiar el intestino.

Ahora, existen muchos tipos de laxantes los cuales están listados más abajo aunque algunos quieran pasar por irritantes pero no lo son, esto solo pasa con los que son procesados bajo licencia médica. Un tipo así es un laxante de combinación, lo que quiere decir que trae más de un ingrediente dando una combinación de efectos.

Los laxantes pueden administrarse vía oral, en forma de supositorios o en forma de enema, de los cuales en mi forma de ver y por algunas experiencias vividas, al menos si me ponen a elegir no escojo, prefiero las que da la naturaleza y que no son irritantes siempre y cuando lo haga sin abuso.

Tomen en cuenta que a la hora de elegir alimentos para nuestro organismo, siempre es bueno tomar de vez en cuando los que regulan nuestro tránsito intestinal, el cual pasan a ser importantes por ser laxantes naturales para evitar complicaciones, con esto no se debe dejar de lado el beber agua para facilitar el trabajo del intestino.

La mayoría de ellos (los que se toman vía oral, supositorios o por enema) provocan un vaciado del intestino a partir de la irritación de este órgano, algo que a la larga, puede dar pie a problemas intestinales más importantes e irreversibles. Por esta razón, la alternativa más saludable y también efectiva son los laxantes naturales que no irritan el intestino.

Si está en su poder el no administrarse laxantes químicos o que sean la mezcla con lo supuesto natural, debe evitarlo por ser irritantes sobre el intestino, motivo por el cual deberían usarse solamente de manera muy puntual y siempre en casos en que no se pueda elegir. Este tipo de laxante es imposible que se usen a diario.

¿Cuándo se debe tomar laxante?

Solo se debe administrarse para tratar el estreñimiento, pereza intestinal o en casos de lombrices, cualquiera que sea el caso es preferible que sean productos 100% naturales, y que sean controlados por personas que sepan del tiempo y forma de hacerlo.

Esto aunque en muchos casos se toma en infusión con efectos más suaves y reguladores, que favorezcan el tránsito intestinal sin causar ninguna irritación o dependencia. El mejor momento para tomar estos alimentos laxantes es por la mañana en ayunas, después de beber un vaso de agua.

La mejor hora para facilitar el trabajo del intestino es entre las 5 y las 7 de la mañana, aunque hay casos que deben ser tomados en horas de la noche pero eso depende de los síntomas que tenga la persona que está pasando por problemas del intestino.

¿Cómo limpiar el intestino con un buen laxante natural?

Para empezar hay una lista que van desde lo más suave hasta los que requiere cuidado pero sin pensar que es algo irritante, ya que lo natural solo puede hacer daño si le ingiere sin control igual, como si comiera demasiado lo que más le gusta, ¿No le haría daño?

Agua tibia: ahora, tome un vaso de agua tibia justo al levantarse y vuelva acostarse por unos minutos. Esto se hace para que el agua se quede unos instantes en su estómago y al levantarse continuará con su labor en el intestino, por eso  espere unos 25 minutos que es el tiempo de reacción de un cuerpo.

Esto se hace para que su organismo despierte pero en el caso que no le funcione, pruebe con agua bien fría que de seguro funcionará. Es preferible que haga ejercicios como trotar o calistenia dentro de casa, para que el agua tenga su recorrido de limpieza.

Malva: esto se debe tomar una infusión en ayunas y la forma de preparar es que se debe poner agua en la cantidad de una taza a hervir, una vez que rompió hervor le añade las hojas de malva, luego espere, cierne y se toma tibio.

Por lo general se lo hace en el momento en que se sienta pesado pero si lo hace como norma general, lo puede hacer en las mañanas aunque dependiendo de cada persona puede ser en las noches pero media dosis, por si acaso le haga función enseguida.

La cebada: Si consume una ración diaria de un tercio de taza cocinada, es suficiente para que una persona elimine el estreñimiento. Esto se debe al buen contenido de fibra soluble, imprescindible para el equilibrio de la flora intestinal.

Ahora si quiere algo más suave, puede poner a remojar la cebada en sereno y en la mañana se toma solo el agua, esto lo hace apenas se levanta y no debe comer hasta que pase unos 25 minutos que es el tiempo en que dura el proceso de pasar el líquido por sus intestinos.

Pepa de aguacate: la preparación es simple y se debe tomar todos los días un par de cucharadas de pulpa de la pepa de aguacate mezclado con  miel. Pienso que si está claro que debe ser rayada la pepa para poder mezclar con la miel.

Esto se debe tomar de ser posible antes de acostarse y si puede hacerlo en las mañanas, mejor pero siempre hágalo un fin de semana si es que trabaja fuera de casa. Tome ne cuenta que no a todos les funciona igual pero por si acaso para no tener sorpresas en la calle, no salga de casa mientras se toma este preparado.

Salvado de trigo: esto es algo simple y sin ninguna dificultad ya que solo debe tener el salvado de trigo y mezclarlo con cualquier líquido que puede ser yogur, leche malteada incluso con gelatina. La mezcla es para que el salvado pueda pasar por su garganta sin atorarse y de paso, el tránsito es lento.

De esta forma es que va limpiando desde el esófago, estómago e intestinos sin problemas y sin nada de irritación, al menos lo hago siempre ya que es una buena forma de tener un buen aliento, al menos para aquellos que tienen problemas con el esfínter que está justo en la unión del estómago con el esófago, que se abre cuando debe estar cerrado.

Tome atención que todo lo que se coma y que contenga fibra, esto arrastra las toxinas a través del tracto digestivo hasta su eliminación. No se debe dejar de lado el agua ya que si no lo ingiere, no ayuda a las fibras para que haga su labor.

Avena: dese cuenta que el consumo de avena aparte de ser una rica fuente de antioxidantes, también es rica en beta glucano, una fibra soluble que ayuda en la eliminación de la bilis desde el hígado, mejora la función inmune y el metabolismo por lo tanto, desintoxicante natural.

De la misma forma en que desintoxica el organismo lo limpia por ser fibra natural, aunque hay personas que prefieren tomar el agua de la avena en sereno, y que la toman en las mañanas. Todo depende de cada quien y de como le caiga a su bienestar.

Linaza: es excelente como un laxante y antiinflamatorio por esto lo puedes poner a remojar las semillas en un vaso de agua, déjalas reposar por 12 horas, luego agrega un poco de miel o limón, y tómala antes de acostarte. También lo puedes tomar en tizana que es muy bueno.

Tomarlo hervido como tizana es muy bueno en casos de diarrea nerviosa, que se ocasiona por alguna experiencia que pasó y que cada vez que tenga que pasar por algo parecido, le da los mismos síntomas que sintió anteriormente originando de nuevo la diarrea que no pasa con nada. Si lo mezcla con llantén es mejor.

Papaya: fruta deliciosa y suave para digerir, esto debe ser habitual todos los días preferiblemente durante la mañana, ya que esta fruta es muy digestiva. En el comienzo si no es su costumbre, pruebe con un pedazo pequeño ya que así va acostumbrando a su cuerpo.

Es frecuente para problemas de tránsito intestinal el tomarlo con las pepas licuadas, pero esto solo en caso de que su organismo sea muy fuerte que si no lo es, solo el jugo en ayunas es suficiente. Como ya sabe pruebe con poco si no está acostumbrado a comer esta fruta.

Manzana: con su cascara se incluye entre los laxantes naturales osmóticos, es decir, aquellos que atraen agua hacia el interior del intestino para reblandecer las heces y facilitar su tránsito. Es muy rica en fibra soluble e insoluble, las cuales favorecen una regulación natural del intestino tanto en casos de estreñimiento como de diarrea.

Psilio: es muy recomendable que siempre se debe mezclar el psilio con un buen vaso de agua. A los pocos segundos veremos como aparece la textura gelatinosa que podremos consumir. Tiene cierto parecido al resultado de la linaza cuando se hierve.

Semillas de lino: también forman parte del mismo tipo de laxantes naturales que el psilio y también destacan por su alto contenido en mucílagos. Ahora, asimismo también tendremos que poner las semillas unas horas en remojo para que funcionen de manera correcta. Se pueden combinar o alternar con las semillas de chía, de efectos parecidos.

Kiwi: esto de usa de uno o dos bien maduros por la mañana, en ayunas, tienen un efecto asombroso y casi inmediato en muchas personas con tendencia a padecer estreñimiento. Tomen en cuenta que no solo los niños padecen de estreñimiento, ya que los adultos también.

Un buen laxante

Limpiar el intestino con un buen laxante natural

Ahora para las personas a las que no les gusta su sabor, pueden preparárselo en forma de batido, junto con otras frutas como la pera, la manzana o el coco, y de este modo estarán añadiendo también más cantidad de agua y fibra.

Ciruelas pasas: al igual que la manzana, uno de los laxantes naturales de tipo osmótico por eso este alimento debería ser imprescindible para todos, gracias a sus excelentes valores nutricionales, entre los que destaca un contenido de 16 gramos de fibra por cada 100 gramos de ciruelas pasas.

Tomen en cuenta que la dosis recomendada es de entre 4 y 6 ciruelas al día, que se puede también poner en agua durante toda la noche. Además, es importante destacar que conservan mejor sus nutrientes las que incluyen el hueso.

No se debe olvidar que al consumir estos laxantes naturales no irritantes, no se debe olvidar beber agua suficiente a lo largo del día, ya que la fibra absorbe el agua de nuestro tracto digestivo lo que puede ocasionar una deshidratación. En caso de no hacerlo podríamos incluso empeorar nuestro estreñimiento.

En conclusión: ¿Cómo limpiar el intestino con un buen laxante natural? Es lo mejor si tiene un problema con su digestión aunque puede optar por beber abundante agua de orégano, que también es excelente para regular la digestión. En todo caso usted decide y tenga mucho cuidado en el control y dosis.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Cómo limpiar el intestino con un buen laxante natural was last modified: Febrero 24th, 2017 by Antonio

Leave a Reply