Para qué sirve el apio

El apio es otro de los ingredientes necesarios para la comida diaria por el cual, como siempre la gran mayoría lo consume solo porque le dijeron que deben hacerlo, pero casi nadie sabe para qué sirve el apio y en qué manera puede ayudar al cuerpo humano.

El apio y sus beneficios

Para qué sirve el apio

El apio es una planta hortaliza que tiene un ciclo de vida normal de dos año. La gran mayoría de la gente aprecia el apio común por su tallo, hojas, raíces y semillas, porque lo asocia con el apio nabo, aunque los dos son usados como alimento, condimento y remedio medicinal natural.

El nombre científico del apio es “Apium graveolens” que pertenece a la familia de las apiaceae, que también fue conocida como umbelíferas. Es conocida por su grueso tallo surcado rugoso y lampiño, con sus hojas largas, flores blancas pero muy pequeñas.

El apio puede crecer a una altura de 30 a 40 centímetros, el tallo tiene una textura crujiente y un sabor delicado pero ligeramente salado. El tallo mas apetecido es el del centro que se llama corazón y es el más tiernos.

En el norte de América, el apio que se utiliza tiene diferentes tonos de verde, ahora en Europa se puede disfrutar de una variedad de apio de color blanco. Este tipo se cultiva a la sombra sin luz solar directa, por lo que no produce clorofila, por eso su color blanco.

 Algo de historia del apio

Sobre su origen hay algunas versiones, ahora hay que ver cual de estas es la que está más cerca de la verdad. En todo caso expongo lo siguiente. El apio que se conoce es un derivado del apio silvestre aunque se cree, que el origen es en las regiones mediterráneas del sur de Europa  o norte de África.

Ahora también era nativo de las zonas del este de la cordillera del Himalaya. Según los expertos, el apio silvestre es diferente al de hoy en día en el que aparecen menos tallos y más hojas. Según esta versión, las zonas pantanosas de climas templados del oeste de Asia o centro de Europa fue el origen del apio silvestre.

Lo que hoy se conoce como apio nace del que se conoció como silvestre, el cual es este que se cultiva para su comercialización. El origen es muy discutido por los expertos, ya que algunos consideran a esta planta natural de países del ámbito Mediterráneo.

De lo que se tiene conocimientos, el cultivo del apio parece remontarse al siglo IX a.C. por los escritos encontrados. Según esto, se trata de una hortaliza muy utilizada por civilizaciones como la egipcia, griega o romana, el cual se encargaron del cultivo de diferentes verduras, hortalizas y frutas en el sur de Europa.

En el siglo V a.C., Hipócrates, fue quien aconsejaba a tomar el apio como un diurético, ya que en esos tiempos tan sólo se aprovechaba como planta aromática. El apio silvestre tenía un aroma  que era asociado con el culto a los muertos, por esta razón algunas tumbas griegas se cubrían con apio.

Los antiguos griegos usaban las hojas del apio silvestre como laureles para decorar a sus atletas de renombre, en cambio los romanos lo utilizaban como condimento, una tradición que se ha mantenido hasta ahora a través de los siglos.

En la Edad Media fue que se amplió el uso del apio que de la medicina y la especia, lo empezaron a utilizar como un alimento. Solo a partir del siglo XVIII es que se empieza a comer este delicioso y crujiente vegetal crudo en Europa. El apio ingresa en el consumo norteamericano, allá por el siglo XIX.

Propiedades del apio

Entre sus propiedades está su contenido nutricional el cual se compone de: Azúcar, Calorías, Carbohidratos, Grasa, Agua, Lípido, Ácido poliinsaturado, Sodio, Potasio, Glúcido, Fibra, Fósforo, Proteína, Vitamina A, B1, B2, B3, B5, B6, C, D, K, Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso y Zinc.

El apio contiene las “ftalidas” que ayudan a reducir el colesterol y las “cumarinas” que pueden ser útiles en la prevención del cáncer. El apio es excelente para la reducción de la presión alta en las arterias, el cual ha sido reconocido por médicos de china e investigadores de la ciencia occidental.

El compuesto activo llamado ftalidas, ayudan a relajar las fibras muculares que envuelven las arterias y con esto, permiten que los vasos se dilaten. Cuando el espacio en el interior de las arterias es mayor, la sangre puede fluir a una presión menor.

El apio es diurético, activa el sistema inmune, es térmico que en palabras sencillas, hace que el cuerpo mantenga su temperatura en climas fríos, lucha contra los radicales libres, que hacen que el cuerpo se oxide provocando que enfermedades como la artritis, osteoporosis o asma sean fuertes.

El apio es anti inflamatorio, es muy bajo en calorías, es digestiva, anti diabetes, estimulante y anti febril, es carminativa que evita que se produzca gases en el organismo o tubo digestivo, los expulsa para evitar cólicos, anti reumática.

¿Para qué sirve el apio?

El apio sirve para regular su presión arterial el cual lo que hace es que su corazón se tranquilice y de esa forma, evita que haya una elevada presión en la sangre. En Asia lo consumen a diario en especial en el sector de Vietnam, el cual lo hacen comiendo dos tallos diarios.

En casos de sobre peso, le ayuda ya que el contenido de agua y fibra hace que la que consume se sienta llena, sin llegar a esto por las pocas calorías que tiene. Esto lo pueden consumir sin problemas ya que es agradable en especial los tallos del centro del apio.

En casos de ácido úrico es muy bueno puesto que el contenido de agua  que tiene, es elevado y por esto estimula la expulsión de orina, por lo cual es el medio idóneo para eliminar el exceso de ácido del cuerpo. La vitamina C ayuda a reparar el daño que deja el ácido.

En casos de anemia, es muy recomendado puesto que aparte de ser una especia, es un alimento por sus compuestos nutritivos que incluyen minerales y vitaminas. Aparte de ser utilizado en la preparación de las comidas, debe ser consumido a diario.

En casos de cansancio mental, se recomienda el consumo para aquellas personas que trabajan en puestos que ocupen mucho la concentración. El apio estimula el cerebro dado que contiene Fósforo y Potasio.

En casos de alteración del sistema nervioso le viene muy bien ya que es un estimulante natural. Para aquellos que tengan problemas hepáticos, su consumo es muy bueno ya que es tan liviano que no produce carga en su procesamiento del hígado.

En casos de heridas es un desinfectante muy bueno y al mismo tiempo es un cicatrizante poderoso igual como el bagazo del café. El apio combate los depósitos de grasa ubicados en las arterias, causantes del colesterol elevado.

En conclusión: ¿Para qué sirve el apio? Aparte de ser un gran alimento por su contenido nutricional, casi igual como todo lo natural para comer, es un excelente remedio natural para muchos problemas del cuerpo de la persona. En todo caso si no quiere para eso, utilícelo como una especia en especial para una sopa o buen caldo.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Para qué sirve el apio was last modified: octubre 19th, 2015 by Antonio

Leave a Reply