Para qué sirve el ginseng

Hace mucho tiempo tenía en mis creencias que la mandrágora y el ginseng era lo mismo, porque su raíz tiene cierto parecido y de eso me doy cuenta ahora que no es así, ya que encontré esto porque buscaba una información de otra planta. Esto ha hecho que me haga la pregunta, ¿Para qué sirve el ginseng?

Me ha llamado la atención porque al hacer esta pregunta, me he acordado de que en ciertas ocasiones veía gente vendiendo supuestos extractos de ginseng, que lo hacían a precios de rebaja mundial. En esos momentos no les creía por la fama que tienen esos supuestos comerciantes.

Qué es el ginseng

Para qué sirve el ginseng

Ahora peor, ¿Por qué? Por el hecho que he leído que el ginseng no está a la mano de cualquier persona, por el precio y por su escasez. En el caso que lo pueda tener o comprar, les informo sobre lo bueno que es y para qué sirve, pero antes de llegar a ese punto hay que explicar lo que es.

Ginseng se denomina a numerosas especies de plantas del género Panax, aunque hay otras que no lo son pero tienen propiedades muy parecidas. La que es muy popular por la medicina china es la especie Panax ginseng.

El Panax ginseng que también lo puede encontrar como ginseng Chino o simplemente ginseng, es una planta pequeña herbácea de la familia Araliaceae. La raíz el cual se utiliza en la medicina china, tiene las hojas divididas en 5 lóbulos. Las flores son de color púrpura y se disponen en umbela.

El término panax proviene del griego “pan” que significa “todo” y “axos” que significa “curación”, por lo que se entiende como “cura todo”. El ginseng  proviene del Extremo Oriente de Corea y del interior de China y todo porque tiene reputación de ser una planta con múltiples propiedades.

La raíz es carnosa y gruesa y con el tiempo, al igual como ocurre con la mandrágora, puede adoptar una forma que recuerda a la figura humana, en especial a la de la mujer. Las raíces que más tiempo tienen en su base, son más ricas en principios activos.

El ginseng es una planta perenne de la cual ha sido utilizada principalmente en el oriente, ya que se consideraba que prolongaba la vida. En la actualidad la medicina tradicional china, la sigue usando por sus propiedades estimuladoras en personas jóvenes, como por  sus efectos sedantes en personas mayores.

El principal objetivo es que aseguran que el ginseng mantiene el equilibrio armónico del yin y el yang. Hay una gran variedad de ginseng del cual los más conocidos son el americano, coreano y el siberiano.

Sin embargo y a pesar de ellos, todas estas variedades tienen características comunes que es un tallo que alcanza aproximadamente 50 centímetros de altura, hojas verdes con el borde dentado y pequeñas flores de color amarillo o verde blanquecino. Cuando ya ha madurado que es en seis años llega a tener unos frutos rojos que son las semillas.

Las raíces poseen una forma de nabo y se desarrollan unidas de dos en dos y a eso se debe que poseen un aspecto antropomórfico. En el medio de la alta cocina, se usa el extracto de la raíz en la fabricación de bebidas aperitivas o en los tés medicinales. También en forma de polvo para elaborar salsas.

El ginseng crece de manera silvestre en las regiones del nordeste de China, Manchuria, Oria, Siberia y Mongolia. El ginseng y la mandrágora son conocidas en estos lares por su aspecto humano, lo cual explica en el caso de la mandrágora, el por qué se le han atribuido poderes mágicos.

Un poco de historia del ginseng

El primer escrito dando fe del consumo de Ginseng se encuentra en unos antiguos escritos chinos, que datan del siglo I d.C.  El ginseng se describe como iluminador de la mente y sabiduría, así como su uso de forma continua conduce a una mayor longevidad.

Sin embargo, en el país oriental ha sido muy utilizada desde hace más de 4.000 años, y no fue hasta el año 1711, que el jesuita Pierre Jartoux lo encontró en el patio del emperador, en Pekin. De esta forma fue que llegó definitivamente a Europa a comienzos del siglo XVIII.

La recolección en China del ginseng estaba y aun está muy controlada, incluso su exportación se castigaba con la muerte a todo aquel que se atrevía hacerlo, hoy en día en cambio y por fortuna está autorizada.

Se dice que el primero en traer a Europa la noticia de esta “raíz de vida” fue Marco Polo, en el siglo XIV cuando regresó de China. Su estudio no comenzó hasta los siglos XVIII-XIX, cuando los viajeros y mercaderes trajeron de Extremo Oriente, los primeros trozos de raíz y posteriormente la planta.

En Estados Unidos en 1854, el Dr. Garrigues, aisló por primera vez sus principios activos de una mezcla de glucósidos a la que denominó “panaquilón”. En el siglo XX el profesor Elyakov determinó la estructura de las principales saponinas del ginseng.

El aumento de su popularidad fue porque los herbolarios chinos, se dieron cuenta que el ginseng actuaba como afrodisíaco. Una forma en la que los antiguos sistemas medicinales reconocían las plantas beneficiosas, era por su parecido con los órganos humanos.

Esto se conoce como la “Doctrina de las Signaturas”, lo que se entiende al parecido que tiene y como ejemplo, las nueces parecen un cerebro, por lo tanto, se cree que son útiles para el cerebro. La raíz de la planta de ginseng se parece al cuerpo humano, por lo tanto se creía que es bueno para todo.

Esta creencia se regó por toda China y el conocimiento de la planta llevó a los señores y hasta al gobierno central, a controlar las regiones en las que se sabía crecía el ginseng. Este control, hizo que se convirtiera en un producto tan valioso como el oro, y por ello se libraron muchas batallas y guerras por los territorios en los que crecía.

El deseo por el ginseng hizo que se agote casi por completo. Hoy en día, el ginseng silvestre es extremadamente raro, lo que explica el elevado costo que puede llegar a alcanzar. La escasez del ginseng silvestre ha llevado a la aparición del americano, que fue muy popular en China aunque es diferente porque tiene otros efectos.

Propiedades del ginseng

Entre sus propiedades está su contenido nutricional que se compone de: Ácidos, Ginsenósidos, Paraxano, Betacaroteno, Fitoesteroles, Aluminio, Calcio, Cromo, Cobalto, Cobre, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Potasio, Selenio, Silicio, Sodio, Zinc, Fibra, Vitamina B2, B3, B5, B7, C, Glúcidos, Proteínas.

Otras propiedades que contiene el ginseng es: antioxidante, analgésico, estimulante, afrodisíaco, adaptógeno, antiviral, antibacterial, energético, anticancerígena, antiamnésica, antihipertensión, depurador.

Para qué sirve el ginseng?

El ginseng es un poderoso antioxidante que retarda el envejecimiento celular, mejora la elasticidad de la piel al igual que descongestiona el aparato digestivo y protege las funciones hepáticas.

Incrementa la producción de glóbulos rojos, previniendo así la anemia. Es un buen preventivo contra la arteriosclerosis y funciona como analgésico por lo que calma el dolor. Combate el insomnio y en casos de diabetes, equilibra los niveles de azúcar en la sangre.

Se ha considerado como uno de los mejores afrodisíacos, pues aumenta el libido aliviando problemas de impotencia. Fortalece eficazmente la inmunidad contra resfriados, gripes y otras infecciones incluyendo herpes, estimula el cerebro para un buen desarrollo mental.

El ginseng refuerza la capacidad del individuo en estados de agotamiento físico mental, aumentando su capacidad emocional reduciendo la sensación de cansancio, actuando como reconstituyente general.

Activa el sistema inmunológico ya que se ha demostrado que el ginseng es útil, aumentando la capacidad de las defensas contra agentes tóxicos como el virus de la gripe y los catarros, potenciando los efectos de la vacuna antigripal.

Se cree que el ginseng podría influir reduciendo el riesgo de angina de pecho y sobre la pérdida de neuronas cerebrales. Protege el sistema cardiovascular mediante la administración de cierta cantidad de ginseng, que reduce la presión arterial y el nivel de la frecuencia cardíaca.

El ginseng evita la formación de trombos gracias a su actividad anti plaquetaria, incluso protege frente a la arteriosclerosis. Incrementa el nivel de insulina gracias a las propiedades hipoglucemiantes de los ginsenósidos, por eso es que se recomienda el ginseng como tratamiento coadyuvante de la diabetes.

Previene la formación de úlceras causadas por estrés por la acción tranquilizante bajando la producción de ácido clorhídrico en el aparato digestivo. En casos de menopausia, eleva el ánimo y lucha contra los efectos de los sofocos.

Planta de ginseng

Planta de ginseng en etapa de desarrollo

El ginseng es un poderoso antioxidante que nos ayuda a combatir la formación de radicales libres, culpables del envejecimiento celular y de la formación de enfermedades como el cáncer. Al mismo tiempo ayuda a fortalecer el sistema inmunológico subiendo nuestras defensas y ayudando en la prevención de enfermedades.

En conclusión: ¿Para qué sirve el ginseng? Aunque no se considera una especia, si la utilizan en algunas regiones de Europa pero lo que más importa es lo fundamental que es para el buen funcionamiento del cuerpo, incluido la potencia sexual que a más de uno le va a interesar.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Para qué sirve el ginseng was last modified: Noviembre 17th, 2015 by Antonio

Leave a Reply