Para qué sirve la menta

La menta o “Mentha” es una planta del género herbáceas vivaces, perteneciente a la familia de las Lamiaceae, que se divide en diferentes especies o híbridos, entre los que figura la variedad hierbabuena “Mentha spicata”.

Es una de las especias que se conoce para la gastronomía, la cual se incluye entre las hierbas aromáticas de mayor difusión y es apreciada por su característico aroma refrescante. El uso que se le da y que es muy conocido es en la farmacéutica.

La menta

Para qué sirve la menta

Menta deriva del vocablo griego “minthe” que así mismo del latín mintha, nombre griego de la ninfa Minta amante de Plutón. Su sabor produce una sensación de frescura, al igual que su aroma y por eso es que en España la menta se usa para darle forma tanto a bebidas como el té, golosinas o chicles.

Es originaria de Asia central y de la región del Mediterráneo, la menta es una planta perenne que puede alcanzar una altura de 1,20 metros. Tiene rizomas subterráneos, hojas de disposición opuesta y forma oblonga a lanceolada, flores de dos labios y cuatro lóbulos y frutos en cápsula con hasta cuatro semillas.

Menta es una palabra que se utiliza en algunos países con otro significado, como es en El Salvador, en el cual es parte de un lenguaje periodístico coloquial, que se usa para referirse al pago ilegal que alguien hace a un periódico o reportero, con el objetivo que publiquen la información que le resulte de beneficio para el que pagó.

Entre las diversas especies de menta, pueden mencionarse a la Mentha spicata, suaveolens, pulegium, vagans, longifolia y la aquatica. Sus hojas frescas pueden utilizarse para condimentar platos salados o decorar platos dulces, en especial con la “spicata”.

La menta es una planta que crece fácilmente en todo tipo de climas y sin problema alguno, en maceta, jardín o dentro de casa. Crece en todas las regiones del mundo, pero como otras plantas medicinales originaria de la región mediterránea, fue el imperio romano que se encargó inicialmente de llevar la menta hacia distintos lugares.

La planta de la menta se esparce fácil y rápidamente por la tierra, ayudándose de sus tallos ramificados que pueden extenderse hasta más de medio metro. Sus flores son blancas o violeta y relucen conforme la menta avanza en su periodo de crecimiento.

Algo de historia de la menta

Según la Historia, se utilizaba sobre todo para fines culinarios y sociales, porque desde el siglo I de esta era, los romanos aderezaban sus platos con menta, así como adornaban su cabello con las hojas o las masticaban para alejar su aliento ofensivo.

En la Grecia antigua, también era común el uso de la menta para elaborar salsas o los sacerdotes lo usaban para aromatizar rituales sociales o religiosos. A partir del siglo XVII se descubrió el poder terapéutico del aceite esencial de la menta, llegando a considerarse en Europa.

En el siglo XVIII el mejor aceite esencial del mundo se lo catalogó a la menta, adquiriendo una inmejorable reputación y un gran valor comercial. Hoy en día, se comercializa sobre todo para la realización de dentífricos, enjuagues bucales, chicles y caramelos.

La menta hace su primera aparición en la historia como parte de la mitología romana, en la que una ninfa llamada Minthe, fue convertida en una planta por la diosa celosa Perséfone, pero se le dio un olor dulce por Plutón, el dios simpático.

La mitología dice que cuando Zeus y Hermes viajaban, que al pasar por una vivienda de una pareja de ancianos, esta les ofreció y bebida, y después de limpiar la mesa con hojas de menta, los dioses admiraron lo que la pareja de ancianos hicieron. Esto llevó a la planta de menta a ser venerada como un símbolo de hospitalidad en la tradición griega.

En el siglo XVIII, la menta fue considerada una importante hierba medicinal, apareciendo en remedios para todo desde trastornos digestivos a dolores de cabeza. Además, también comenzó a hacer más apariciones en los alimentos y bebidas.

Propiedades de la menta

Entre sus propiedades está su composición nutricional la cual se compone de: Hierro, Proteínas, Calcio, Fibra, Yodo, Zinc, Carbohidratos, Magnesio, Sodio, Vitamina A, B1, B2, B3, B5, B6, C, Fósforo, Calorías, Grasa, Azúcar.

Entre otras propiedades está que es: digestiva, carminativa, descongestionante, antitusivo, desinflamatoria, antiespasmódico, antiséptico, relajante muscular, antibacterial, analgésica, antioxidante, combate el mal aliento, antihipertensión, normaliza la función peristáltica.

¿Para qué sirve la menta?

La excelente composición de la menta hace que nuestro organismo, sobre todo el aparato respiratorio y el digestivo tenga una buena función. Incluso solo su aroma, posee la cualidad de refrescar las vías respiratorias y al mismo tiempo, de estimular el apetito.

La menta tiene la facilidad en gran medida de expulsar la mucosidad. El mentol presente en su composición, es un potente descongestionante para las vías respiratorias, ahora, en el caso de tener fiebre, regula la temperatura del cuerpo por su capacidad para incrementar la sudoración.

En casos de asma o de otras enfermedades que llevan asociadas episodios de tos, funciona como un eficaz antitusivo natural. Ahora, en lo que se refiere al aparato digestivo, la menta reduce la irritación intestinal propia de enfermedades como diarrea, colitis o la enfermedad de Crohn.

De igual forma al tiempo que favorece el proceso digestivo, mejora el funcionamiento del hígado, además que reduce o evita los vómitos y los cólicos abdominales. La menta sirve para combatir el mal de altura (soroche) con solo masticar hojas de menta, ya que mejora y facilita la circulación sanguínea.

Debido a su fuerte olor y sabor de la menta, se emplea en casos de halitosis o mal aliento, incluso en sequedad bucal y para reducir la incidencia de caries y gingivitis, al igual que otras plantas como el eucalipto, la manzanilla y la equinácea.

La menta también puede utilizarse en forma tópica diluyendo aceite esencial en agua, debe ser aplicado sobre la zona una compresa empapada de esta solución, en forma de cataplasma para así poder reducir, dolores de cabeza, de espalda, cervicales o musculares y tratar afecciones dérmicas como heridas, eccemas,picaduras de insectos, infecciones vaginales o hemorroides.

La menta facilita la digestión y contribuye a eliminar gases y flatulencias, al mismo tiempo alivia la acidez estomacal, las molestias y náuseas. Tiene acción relajante a nivel del sistema nervioso central, al igual que es analgésica y reduce el dolor por su efecto refrescante y por estimular la circulación sanguínea.

Las hojas de menta tienen propiedades que fortalecen el corazón y en general el sistema cardiovascular. Los antioxidantes flavonoides y el mentol contenidos en las hojas de la menta, tienen la capacidad de activar enzimas naturales que ayudan a combatir las enfermedades, incluso retardan la vejez.

Las hojas pueden agregarse a ensaladas, carnes, sopas, puede prepararse té, postres, y prácticamente cualquier alimento, gracias a su agradable olor y sabor. Aunque la forma más simple de aprovechar bien las bondades de esta hoja es mediante una infusión.

Contra indicaciones de la menta

Las personas que tienen medicación para controlar enfermedades, deben ser precavidas al hacer uso medicinal de las plantas que en este caso de la menta. Se ha registrado que el uso de la menta como tratamiento curativo, puede complicar problemas de hernia hiatal, cálculos biliares u otros tipos de obstrucciones de los conductos biliares.

El aceite de menta no debe ingerirse a reserva de tener la supervisión de un médico experto. El aceite puede resultar tóxico si se consume en grandes cantidades. Las mujeres embarazadas deben evitar el uso de la menta porque puede estimular el sangrado menstrual.

En conclusión: ¿Para qué sirve la menta? Dejando a un lado las contra indicaciones, sirve para mantener a su cuerpo en excelente estado sin dejar de lado que también le sirve como especia. Lo mejor es que mantiene las vías respiratorias limpias e incluso una excelente digestión.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Para qué sirve la menta was last modified: Noviembre 19th, 2015 by Antonio

Leave a Reply